La historia se tiñe de rojiblanco

Bárbara Quesada | @barbaraquesadav

“El Atlético lleva jugando finales desde agosto y el sábado será una más”, decía Sonia Bermúdez antes del partido decisivo. Y cuánta razón tenía. Porque la de este sábado fue una final, de esas que te meten los nervios en el estómago y no te dejan desayunar. En el campo, el Atlético no falló, y en las gradas, a rebosar -las entradas se agotaron el viernes-, la afición no defraudó y llevó a las suyas en volandas hasta el título.

Desde el pasado 13 de mayo, cuando el partido del Miniestadi se saldó con 1-1, la plantilla del Atlético de Madrid solo tenía una cosa en mente: ganar a la Real Sociedad. Quedaban 90 minutos para hacer historia, para proclamarse por primera vez campeonas de la Liga Iberdrola. Y lo consiguieron. Desde Valencia, donde el Barcelona jugaba contra el Levante, se miraba de reojo, con la esperanza de que el Atleti no ganase. Pero las de Villacampa no dieron opción.

Sólo hubo una novedad en el once con respecto al de Barcelona: Esther, goleadora por excelencia, ocupó el lugar de Priscila. Sonia y Amanda crearon el peligro desde las bandas y el centro estuvo bien cubierto con una experimentada Meseguer, que llevó la batuta en todo momento. Tardaron poco en adelantarse las rojiblancas. Esther, tras una jugada espectacular de Amanda en el área, abrió el marcador y la grada estalló. Y solo cinco minutos después, volvió a aparecer la capitana. La que más ganas tenía. 2-0 en el 11′ de Sampedro. Se notaron las ganas, la ambición y los nervios. Un fallo en la defensa lo aprovechó la ‘killer’ de la Real Sociedad, Nahikari García, para recortar distancias con un auténtico golazo de vaselina. Tras ello, el Atlético tuvo varias oportunidades, pero las jugadoras se marcharon a los vestuarios con 2-1 en el luminoso.

Lejos de Madrid, en Valencia, concretamente, el Barcelona empataba 1-1 contra el Levante. En la reanudación de ambos partidos, los resultados terminaron de la misma forma. En el Cerro no cambió el marcador, aunque hubo ocasiones para ello. En Paiporta, en cambio, Sonia Prim le dio la victoria al Levante. Sin cambios en el marcador en Madrid, y con el 90 cumplido, el árbitro pitó el final. Y estalló la fiesta.

Ganó el fútbol, ganaron los goles, ganó el Atlético de Madrid. La historia del fútbol femenino español se tiñó de rojiblanco el 20 de mayo de 2017.

Foto: LaLiga (Lalu R. Albarrán)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s