El Calderón no fue suficiente (1-1)

Por @MarioCortegana

El Atleti tiró de épica para llegar adonde no le llevó su fútbol. No cabía imaginar mejor escenario, el Vicente Calderón, para que el Athletic consiguiese un traspaso de poderes menos traumático: aunque o su rival de este domingo o el Barça (ambos dependen de sí mismos) acabarán celebrando la Liga, dejó claro que si hace menos de un año salió campeón no fue, ni por asomo, casualidad.

Fue un partido con más intríngulis que el anterior en el Manzanares: si aquella mañana apenas hubo quien dudase de la victoria local ante el Barcelona, en esta entrega hubo alternancia de rugidos y zarpazos, nada extraño con dos equipos tan  fieros metidos en el ajo. La primera parte puede resumirse en un cruce de inercias: de más a menos el Atleti, de menos a más el Athletic. Hasta cuatro veces avisaron primero las de Villa: el gol no llegó en el 12′ porque Corredera no calza un número más; en el 18′, porque Sonia, en una falta, afinó unos centímetros de más; en el 25′, porque el balón de Correcaminos Kenti se quedó sin rematadora; y en el 34′, porque el chut de Mesi subestimó a Tirapu, bien colocada y segura. Las vascas, mientras, apenas consiguieron quitarse el polvo e intentar tunelar el centro de la defensa local con un par de internadas siempre atajadas a tiempo.

No encontró premio instantáneo por ahí el Athletic, pero sí el camino hacia el 0-1: en el 48′, un maravilloso pase de Lucía García dejó sola ante Lola a Nekane, que acertó al segundo disparo. Cuando muchos estadios hubieran enmudecido, el Calderón buscó la afonía, una asistencia desde la grada hasta el césped para acercarse al empate. En comunión con su afición, las colchoneras se precipitaron sobre la portería contraria. Fue Andrea Falcón la que más rondó las tablas, especialmente en una pelota muerta en el área pequeña que tapó en el 70′ Tirapu, gigante. De ahí al final, el líder quiso mucho pero pudo poco. Se esmeró con centros laterales que unas veces rebotaron en el muro bilbaíno y otras, las menos, deambularon de un lado a otro sin que nadie atinase a conducirlos a la red.

Así, hasta que un penalti puso a Sonia, la Pichichi, ante una oportunidad magnífica, a 11 metros del empate, de que todo el Calderón se lo chillase. Y no falló. En el 88′, el 1-1 dejaba con la miel en los labios a un Athletic cuyo punto tiene doble mérito: no sólo tuvo que enfrentarse a 11 jugadoras, 13 con los cambios, sino a un ejército de 10.642 personas. Pero esta vez el Calderón no fue suficiente para el líder…

Foto: LaLiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s